Desde una cárcel de Estados Unidos

0
2012

En enero de este año llegó a nuestra redacción una tarjeta navideña. Venía de Oregon, Estados Unidos, y agradecía con mucha amabilidad el envío que hicimos de un ejemplar de istmo, a petición de un colaborador nuestro que vive en Italia, quien pensó que como un detalle amistoso, podría hacer llegar a su amigo una revista donde aparecía un artículo suyo.
Poco después, nuestro colaborador nos contó en breves líneas esta pequeña historia en la que indirectamente resulta involucrada nuestra revista. “Se trata de un viejo amigo que conocí cuando él estudiaba la preparatoria en Roma. Luego emigró para los States, hace casi diez años. En julio de 1995, estaba terminando la carrera de medicina (la especialidad) cuando cayó en manos de unos extorsionadores profesionales. Se negó a pagar lo que le pedían, pero fue condenado a siete años y medio de cárcel. Ya se está preparando la impugnación pero eso requiere aún algunos meses y él ya está por cumplir un año en la sombra.
“Un detalle triste entre tantos otros es que los calumniadores son una mafia chicana. Su novia, una norteamericana fuerte y generosa, para evitar que le viniera alguna animadversión hacia la raza cósmica, decidió inscribirse en la universidad a un curso de cultura latinoamericana. El modo como los dos están llevando todo esto es admirable”.
Como este nuevo lector no habla español y tenía interés en enterarse del contenido del artículo de su amigo, le pidió a un compañero de prisión mexicano, para ser exactos, acusado de narcotráfico que lo tradujera. El acuerdo inicial era que se le pagaría cada traducción con una naranja y una manzana, pero después de leer el primer artículo, el traductor se negó a recibirlas, alegando que se sentía afortunado de poder leer ese material en semejante lugar. Y sigue haciéndolo.
En todo el proceso de edición de istmo pensamos siempre en nuestros lectores que por cierto son, afortunadamente, variadísimos. Ahora nos da alegría saber que tenemos dos lectores más en Oregon. Bienvenidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí