Alguien está leyendo lo que haces… Ser transparente es ser socialmente responsable

0
6342
Con información del ITSC disponible en ipade.mx. Participaron en la elaboración de este índice los maestros Alejandro González y Carolina Ruesga Fernández, por parte de GESOC, así como el doctor Felipe González y González y el maestro Rodrigo de León González, por parte del CEGI.

Un nuevo índice de transparencia y sustentabilidad corporativa en México ayudará a que las empresas sean congruentes con su gestión e informen a la sociedad. La transparencia implica apertura y compromiso; da pie a que la sociedad se entere y busque comprobar si aquello que reportan se lleva a la práctica.
Gas Natural, PEMEX, BBVA Bancomer, Walmart y Mexichem encabezan la lista de 33 empresas que ofrecieron mayor transparencia en sustentabilidad corporativa en México, en 2011.
Esto resulta de una investigación elaborada en conjunto por la organización civil Gestión Social y Cooperación (GESOC) y el Centro de Estudios para la Gobernabilidad Institucional (CEGI) del IPADE, que derivó en el primer «Índice de Transparencia en Sustentabilidad Corporativa en México» (ITSC).
 
INFORMAR ES COMPROMETERSE
Reportar no sólo es informar, sino comprometerse. Todas las empresas tienen una responsabilidad social que cumplir, pero en el momento en que hacen público que están siendo sustentables, su desempeño queda expuesto a una ciudadanía que, a su vez, tiene la responsabilidad de analizar y exigir que se cumpla lo que las empresas declaran.
Considerando que sólo se señalan las empresas que destacan por su transparencia en la sustentabilidad, aparecer «rankeado» en el índice, con independencia del lugar que ocupan, significa una distinción; implica que son las empresas líderes en México de una tendencia integral que va más allá de una responsabilidad social publicitaria.
A partir de la difusión de este índice, es probable que más empresas orienten sus esfuerzos por realizar y hacer transparentes sus reportes de sustentabilidad y aparecer en el ranking en años subsecuentes.
La idea de crear el ITSC surgió en un contexto donde convergen, por un lado, la exigencia de RS hacia las empresas por parte de numerosos grupos de interés y por otro, la visión de sustentabilidad que muchas organizaciones empiezan a considerar como el core business de su operación y no sólo de su posicionamiento.
Sabemos que la RS se ha convertido en una bandera publicitaria y, en ocasiones de diferenciación que algunas organizaciones adoptan para fortalecer su estrategia comercial, al margen de la coherencia entre las prácticas de negocio y la publicidad social.
En México y en el mundo  han surgido numerosos distintivos e índices, con diversos enfoques pero con la RS como constante. En cualquier caso, todo índice que arroje información del estatus de las organizaciones en el rubro de la sustentabilidad se suma a la evolución del entorno empresarial. En la medida en la que estas evaluaciones sean más acotadas y objetivas, los resultados pueden ser más certeros y comunicar realidades más que percepciones.
El ITSC apunta a dos tópicos fundamentales: 1) la sustentabilidad entendida como el conjunto de esfuerzos de las empresas en tres niveles analíticos: estrategia, gestión y resultados, para armonizar los objetivos financieros con el interés público de las sociedades en las que operan, y 2) la transparencia enfocada a la información de sustentabilidad que las empresas revelan por medio de sus reportes públicos.
El interés por elaborar este índice va más allá de la RS como vehículo publicitario o filantrópico, con que con frecuencia se identifican las acciones sociales de las empresas. El reto es medir una sustentabilidad bien identificada, cuyo rol en la organización no sea sólo teórico, sino que tenga impacto real en toda la cadena de valor.
 
EMPRESAS LÍDERES EN TRANSPARENCIA Y SUSTENTABILIDAD
Se evaluó a aquellas organizaciones que incorporaron, de forma integral, acciones de gestión de sustentabilidad a su estrategia de negocios en materia económica, social y ambiental. El estudio busca promover la sustentabilidad por medio de la trasparencia, ampliar el conocimiento sobre las características y alcance de estas prácticas en nuestro país y ubicar sus áreas de oportunidad para lograr que otras empresas las adopten de forma consciente e informada.
La calificación que obtuvieron las 33 empresas se encuentra en un rango entre 3.9 y 1.3, en una escala de 0 a 5, como se puede apreciar en la figura 1. Arriba del promedio se encuentran también Fresnillo PLC, Telefónica, Industrias Peñoles, Scotiabank, Cemex, ICA y Embotelladoras ARCA. En el rango de 2.5 a 2.1 se distinguen Femsa, OMA, Mapfre, Santander, Asur, Grupo Modelo, Grupo México, Compartamos Banco, Homex, Banorte, Eli Lilly, Coca Cola Femsa, GNP y Metlife. Y de 2.0 a 1.3 aparecen Cementos Chihuahua, Dow Chemicals, Vitro, Interceramic, Alfa, Casas Geo y Volkswagen.
 
PASOS PARA MEDIR LA TRANSPARENCIA
¿Qué hacen las empresas por la sustentabilidad y cómo informan de ello?
El índice se basa en la evidencia documental de lo que las empresas hacen e informan respecto de los niveles analíticos de estrategia, gestión y resultados, en sus dimensiones económica, social y ambiental, y a partir de los esfuerzos deliberados de intercambio de información por parte de la empresa.
Se examinaron informes públicos que abarcaron reportes de responsabilidad social o sustentabilidad, contenidos de su página web, reportes presentados a la Bolsa Mexicana de Valores, informes anuales, etcétera. Después se identificaron los temas más relevantes para la sustentabilidad, de los que se desprendieron cinco categorías: Visión estratégica, Relación con grupos de interés, Gobernanza corporativa, Desempeño y Comunicación.
En la figura 2 podemos identificar los indicadores calificados de forma sobresaliente y los que no. Para determinar la posición de las empresas en el Rank se estableció una escala de medición en tres niveles de cumplimiento para cada una de las cinco categorías: alto (1), medio (0.5) y bajo (0). Con esto se mide lo que se reporta y no lo que se hace, las acciones sustentables.
Destaca la propensión a incluir información sobre resultados de impacto económico (4.70), de medio ambiente (4.24) y de prácticas laborales (3.79), así como de información sobre gestión interna, tal como los sistemas de trabajo desarrollados (4.55) o la implantación de códigos, políticas y procesos para la sustentabilidad (3.79).
Aunque 28 de las 33 empresas consideradas manifiestan seguir los lineamientos del Global Reporting Initiative, su grado de apego varía de forma notable; pero ciertamente, las 10 empresas que calificaron más altas en el Rank  lo aplican de forma significativa.
En cuanto a la adscripción al Pacto Mundial, 18 de las 33 empresas analizadas elaboraron sus comunicaciones sobre el progreso (documentos presentados anualmente ante el Pacto Mundial para informar sus avances en la adopción de los 10 principios precautorios). Conviene también resaltar que las empresas que adoptaron este modelo muestran consistentemente un promedio mayor en el resto de las calificaciones; a excepción de la dimensión de Gobernanza corporativa, que el Pacto Mundial no observa.
 
¿A QUIÉNES SE EVALUÓ?
El listado inicial partió de las 500 empresas que reconoció Expansión en 2011; las organizaciones distinguidas por el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI), como socialmente responsables (ESR) en el mismo año; las que integraron el Pacto Mundial México, en mayo del año pasado; las empresas que adoptaron los lineamientos del Global Reporting Initiative y, finalmente, las que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) y reportaron sus operaciones en mayo de 2011.
Tras eliminar las duplicidades entre dichos listados quedó un universo de 903 empresas, de las cuales sólo 83, que radican en México, ofrecen informes públicos sobre sus operaciones en el país en los tres niveles analíticos de estrategia, gestión y resultados; 48 informan públicamente bajo esta perspectiva también conocida como Triple Bottom Line.
Al final, sólo se seleccionó a las empresas cuyos informes públicos se dieron a conocer entre el 1° de enero de 2009 y el 28 de octubre de 2011, a fin de que el índice reflejara las posiciones e información de las empresas de la forma más actualizada posible. Se descartó a las empresas con informes públicos referidos a 2008 o años previos.
Con relación al origen de las empresas seleccionadas, un análisis somero indica que 64% son nacionales y 36%, multinacionales. Por sector de actividad, tenemos que 70% de las empresas pertenece al sector industrial y 30%, al sector de servicios. En cuanto al tipo de instrumentos de reporte que utilizan para hacer pública la información sobre su estrategia, gestión o resultados de sustentabilidad, vemos que 85% de las empresas se apega a los lineamientos del Global Reporting Initiative (GRI) y 55% recurre a la Comunicación de Progreso (COP) del Pacto Mundial (figura 3).
 
DISTINGUIR Y SUMAR SIN DESACREDITAR
El ITSC busca alertar al entorno corporativo sobre las instituciones y representantes de la sociedad civil que están atentas e interesadas en la evolución de la sustentabilidad en nuestro país. Pretende también mostrar que los reportes que realizan no son valiosos sólo al interior de la empresa, sino que otras organizaciones valoran esa información.
Como resultado del análisis, elaboración, publicación y difusión del índice, seguramente nuevos sectores de la sociedad se interesarán por esta información y, quizá, por busquen comprobar si aquello que reportan se lleva a la práctica.
Es importante precisar que este índice no distingue sólo la sustentabilidad, sino también la transparencia. Puede haber empresas con alto grado de sustentabilidad, que por diversas razones no reportan públicamente para México, por lo tanto no aparecen en el ITSC pero, no por ello, dejan de ser sustentables. El índice no es y no refleja:
 
•          La reputación empresarial desde la perspectiva y opinión de terceros.
•          Las inversiones filantrópicas que realizan las empresas en las comunidades en las que operan.
•          «Buenas prácticas» o «mejores prácticas» de responsabilidad social.
 
La finalidad del ITSC no es desacreditar ni excluir, sino distinguir y sumar. Incluso aportar información a las empresas que pueda ayudarles a medir su desempeño. De igual forma, con esta iniciativa se podría enviar el siguiente mensaje a las empresas: «hay alguien leyendo lo que ustedes dicen que hacen y hay sectores de la sociedad que están pendientes de lo que ustedes reportan». Esta primera edición plantea un importante reconocimiento a las empresas, pero también grandes retos hacia el futuro.
 
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí