A algunas personas les toma toda una vida averiguar su verdadera vocación, sin embargo, existe otra clase de individuos decididos, como Alyssa Carson, quien desde muy pequeña descubrió cuál sería su sueño por cumplir. Originaria de Luisiana, Estados Unidos, durante sus primeros años llevó una vida como la de cualquier niña, hasta que un día vio en la televisión una caricatura en la que los personajes viajaban a Marte, así que le preguntó a su papá si esto era posible o si solo sucedía en la televisión. La respuesta de su padre acerca de los viajes al espacio despertó su curiosidad y enseguida preguntó si le podían conseguir libros sobre astronomía. Sin saberlo de cierto, a los tres años, Alyssa estaba comenzaba una larga carrera hacia Marte. Así, sus padres la llenaron de libros sobre el universo y en particular sobre Marte; a los seis años, la descubrieron estudiando a conciencia un mapa de Marte. Al preguntarle por qué lo hacía, la pequeña respondió: «Para saber qué hacer si me pierdo cuando esté en Marte». En ese instante, su padre supo que la pequeña lo decía en serio y decidió ayudarla dándole todas las herramientas para que alcanzara su meta de ir al planeta rojo. Al cumplir siete años, Alyssa comenzó a asistir a los campamentos de la NASA, en los que se volvió famosa por ser la niña experta en Marte que además hablaba cuatro idiomas: inglés, español, francés y chino mandarín.
Actualmente, Alyssa tiene 18 años y es embajadora del proyecto privado Mars One, que tiene previsto establecer una colonia humana en Marte. Además, se le considera candidata principal para ir a la primera misión al planeta vecino en 2033 y forma parte de PoSSUM Project de la NASA, en el que ciudadanos comunes y corrientes pueden hacer investigaciones y aprender sobre el espacio exterior. Durante dicho programa llevan un entrenamiento similar al que cursan los astronautas, el cual incluye supervivencia en agua, vuelos de microgravedad, ejercicios con fuerza G, además de múltiples estudios sobre la atmósfera. Próximamente, Alyssa Carson entrará a la Universidad Internacional del Espacio, en Francia, donde estudiará astrobiología, la ciencia que analiza la posibilidad de vida en otros planetas. Desde el inicio de su carrera universitaria encaminará sus esfuerzos a su proyecto futuro de poblar Marte y se preparará para aprender a hacer pruebas del suelo marciano, así como otros experimentos que requerirá para su misión.
A su corta edad ya ha presenciado tres lanzamientos del Space Shuttle, acudió siete veces al Space Camp de Estados Unidos y tres veces a la Academia Espacial, de la que es la alumna más joven en graduarse. Es la primera persona en asistir a los tres Campamentos Espaciales de la NASA en sedes internacionales, y la única en completar el programa Passport de la NASA, que consiste en recorrer los 14 Centros de Visitantes de la NASA, ubicados en nueve estados americanos. A su vez, recibió el reconocimiento Right Stuff Award, la más alta condecoración de los Space Camp.
Aún con sus estrictos entrenamientos, Alyssa practica futbol, piano, ballet y va al cine con sus amigos, entre quienes es conocida como Blueberry a causa de su traje espacial azul. Ella, orgullosa del sobrenombre y con el afán de dar a otros niños una oportunidad para realizar sus objetivos, creó la Fundación Blueberry, la cual apoya con becas y programas de estudio a niños con aspiraciones de viajar al espacio. Su consejo para esos pequeños es que, si tienen un sueño hablen acerca de él para que los adultos alrededor de ellos les ayuden a cumplirlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí