Un lenguaje entrañable, cambiante y escurridizo

0
2420

No hace mucho, el sociólogo y futurólogo John Naisbitt decía a sus compatriotas estadounidenses que para alcanzar el éxito en los años venideros, deberían dominar tres idiomas: inglés, español (por el creciente intercambio con América Latina) y el idioma de las computadoras.
Lo que quizá no vislumbró Naisbitt es que en nuestro país se pudieran cocinar en un sólo y extraño lenguaje estos tres elementos (resetear, esqueip o dar delit) como explica en su artículo nuestro colaborador Benito Naranjo. Y, por otro lado, que el “spanglish” que ya existía, creciera hasta el grado de que se impriman libros que ganan premios literarios y se escuchen canciones con primeros lugares en popularidad, como informa Pilar Alvear.
Antes los medios de comunicación influían primordialmente en la evolución del lenguaje, ahora vemos cómo la tecnología toma también un lugar destacado, aunque, no cabe duda, la publicidad sigue a la vanguardia.
¿Sabe usted cuáles son las diez palabras más usadas en el lenguaje publicitario en el mundo?: qué, más, para, ser, mejor, calidad, todo, uno, mundo y bueno. Y ¿sabe cuáles son esos términos en nuestro país? Los mismos, excepto que mundo y bueno se sustituyen por México y servicio. ¿Querrá esto decir que somos muy patriotas y serviciales…? El publicista Eulalio Ferrer se tomó la molestia de recoger 43 000 eslóganes publicitarios para analizar este lenguaje que marca tantas pautas al idioma y nos ofrece un interesante estudio sobre el tema.
Del lenguaje cálido, literario, habla Torcuato Luca de Tena en entrevista concedida a istmo… y entre muchas otras cosas nos enteramos de que ese consumado escritor que ha hecho de las palabras su oficio, se atemoriza ante el lenguaje por la enorme dificultad de saber expresarse, de escribir con gracia y amenidad” me aterra la idea de que un párrafo mío sea vulgar o aburrido”, por ello revisa cada texto siete veces o más.
Por último, Rafael Jiménez Cataño repasa los porqués de ese afán nuestro por decir todo en diminutivo “hasta lueguito”, “con permisito” y explica cómo no es característica exclusiva de los mexicanos sino de muchos pueblos, incluyendo el hispano.
Afortunadamente el lenguaje sigue siendo todo lo que siempre ha sido: horma del pensamiento, vehículo de la comunicación, alas de la poesía…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí