El rey rojo

0
1287
El rey rojo
Victor Kelleher
Novela
Siruela. Madrid. 1991, 238 págs.

Victor Kelleher, nacido en Londres, vive en Australia desde 1976. Allí comenzó a escribir, publicando novelas en su mayoría para un público juvenil. El rey rojo (1989), sin embargo no está dirigida a una edad determinada, sino a espíritus jóvenes que conserven activa la capacidad de disfrutar con aventuras fantásticas.
En un país imaginario, dentro de un marco histórico parecido al de la Europa medieval, un monarca tiránico tiene aterrorizado a su pueblo con la amenaza de un filtro mágico, de efectos letales, que llevan sus soldados. Nadie se atreve a luchar contra él, hasta que un prestidigitador ambulante y una niña que posee extraordinarias habilidades de acróbata unen sus fuerzas para vengarse del rey.
El argumento, concebido con un gran despliegue imaginativo, narra una fábula, envuelta en una mezcla de intriga y poesía, que encierra una serie de matices psicológicos y humanos que van más allá de los límites de la pura narrativa fantástica. La obra seduce por la expresividad poética del estilo y por la belleza de las descripciones, llenas de metáforas. Pero a la vez analiza las complejidades del corazón de los protagonistas y las peculiaridades de la relación que los une. En la niña, el rencor hacia el rey, que provocó la muerte de sus padres y la redujo a la esclavitud, pierde progresivamente terreno frente al afecto que siente por el mago, al que finalmente sigue por cariño, no por coincidencia de propósitos. En cambio, éste es un ser contradictorio, encantador y mezquino a la vez, capaz de amor pero también falto de escrúpulos, ávido sobre todo de oro.
En definitiva, la conclusión a que lleva esta historia es que es necesario querer a las personas con sus virtudes y defectos. El mago, tramposo y ladrón, puede ser también una ayuda eficaz para superar todo tipo de obstáculos; lo importante es no esperar demasiado de nadie, no caer en idealismos ingenuos y estar siempre dispuesto al perdón, incluso cuando parezca muy difícil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí