Capacidad para armonizar

0
3205

Latinoamérica es el continente de la esperanza, sí, pero para que esa esperanza deje de ser quimera, la “agarremos de los pies y la sentemos a nuestra mesa” como decía Neruda, se requiere algo más que desarrollo económico. Hace falta resolver una ecuación difícil, hasta ahora inédita: que el bienestar material alcance a la mayoría de la población sin quebrar las cualidades esenciales de nuestros pueblos: la generosidad, la hospitalidad, la alegría de la vida sencilla, la fuerza de los lazos familiares.
Si nos limitamos a copiar patrones de países desarrollados no hacen falta futuristas para saber cuál sería, en el mejor de los casos, nuestro destino: sociedades ricas, eficientes, muy bien comunicadas para que se relacionen multitudes egoístas e individualistas, donde los lazos familiares se tornan cada día más escasos porque las familias son cada día más escasas. Y, en el peor de los casos, seguiremos siendo países con enormes diferencias económicas y culturales, con sociedades manipulables y un solo factor común, la falta de principios.
Sin embargo, vivimos una grave incongruencia: en medios de comunicación y en innumerables áreas se mina a la familia, solapada y sistemáticamente y, a la vez, lamentamos a diario la pérdida de valores, cuando todo mundo sabe que la familia es la verdadera escuela de virtudes morales. Si no se aprenden en los primeros años y no se ven hechas vida en otras personas, sobriedad, generosidad, tolerancia, solidaridad, honestidad serán sólo palabras.
Nos espera una tarea maravillosa pero muy compleja: delinear una nueva cultura que haga compatibles realidades que parecen disyuntivas: eficiencia y competitividad con compasión y ayuda desinteresada; cambio y apertura con conservación y austeridad; dominio y crecimiento con respeto y diálogo Nuestro reto es tender los puentes que permitan la convivencia amable.
P.D. Quienes coleccionan ISTMO quizá descubran que tuvimos un error al señalar el año de vida de nuestra revista. A partir de este número enmendamos habernos instalado más tiempo del debido festejando los 40 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí