Relaciones públicas. Factor de competividad para empresas e instituciones

0
2056
Hacer relaciones públicas es portarse bien y que lo sepan los demás. Esta premisa, acaso simple y llana, es el punto de arranque del presente libro. De ella se desprenden ocho inteligentes capítulos que van desde una prudente revisión histórica de la materia, hasta su papel en la nueva sociedad informática.
«Este libro -señala Víctor Gordoa en el prólogo- tiene la facultad de pasear al lector por la historia de las relaciones públicas, desde su génesis hasta los pormenores de las empresas que hoy prestan estos servicios en México». En efecto, Carlos Bonilla recorre un tema difícil y poco profundizado en nuestro país. Entre sus virtudes destaca el tono didáctico y realista al tratar el asunto con casos reales y copiosos ejemplos. La intención es clara: reflexionar sobre la importancia creciente de esta materia en el contexto empresarial.
Como dice Gordoa, «Bonilla es capaz de demostrar beneficios tangibles de esta práctica que tradicionalmente había sido vista como etérea, dejando sin piso las excusas de quienes, por desconocimiento, calificaban estos elementos como gastos innecesarios o presupuestos prescindibles en los planes fundamentales de una organización».
A pesar del lamentable trabajo de edición, el libro es un afortunado esfuerzo por explicar los intríngulis de las relaciones públicas -sus recovecos y misterios-, bien apoyado en una bibliografía extensa.
De las propuestas que ofrece el autor -todas muy prácticas y bien explicadas- sobresalen las contenidas en el primer capítulo, donde se estudian las contribuciones de las relaciones públicas a la competitividad empresarial a lo largo de la historia. Aquí destaca el apartado destinado al manejo de la comunicación en situaciones de crisis. «Un programa para la prevención de crisis organizacionales -apunta- es como un seguro para la imagen de la empresa».
Otro elemento oportuno es el carácter ético, una constante a lo largo del libro. El autor demuestra con ejemplos y argumentos que no se trata de engañar, convencer de lo que no es cierto o disfrazar una realidad. «Las relaciones públicas no se limitan a un esfuerzo propagandístico para convencer de algo, sino que se basan en la coparticipación y el respeto de los intereses legítimos de todos los miembros de la comunidad, la idea de que construyen fachadas o sirven para dar la cara bonita de personas u organizaciones ha sido superada». Bonilla muestra la importancia de que una empresa aproveche las relaciones públicas: «Cualquier tipo de organización, como sistema integrado a la sociedad, el gran rnacrosistema, requiere estrategias para relacionarse efectivamente con cada una de las entidades que la circundan, inmersas también en ese rnacrosistema. La interdependencia entre la organización y aquellas con las que interactúa hace necesario desarrollar mecanismos eficientes de comunicación».
El libro, pues, muestra cómo las relaciones públicas pueden ser un eficaz engarce entre la empresa y su personal, los medios de comunicación, los sindicatos y el gobierno; a favor de la propia organización.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí