Los niños del hombre. El héroe del mañana

0
1471
Los niños del hombre. El héroe del mañana
Narrativa
Periodista y crítico de cine en Excelsior, Chilango y W Radio

La ciencia ficción suele recibir en el argot literario el término de «historias de anticipación». Suelen colocar, en su mayoría, a quien las lee en un escenario futurista para hacer referencia al presente, con sus problemas sociales y debates morales. La novela de la escritora británica P. D. James, Children of Men, aborda el mundo de 2027 y especula que la genética de la raza humana se ha desgastado tanto en las guerras, que no ha podido engendrar a un sólo ser humano en 18 años.
El director mexicano, Alfonso Cuarón (Y tu mamá también, Harry Potter y el prisionero de Azkaban), toma la esencia apocalíptica de James para aterrizarla en un entorno donde late la intolerancia, el racismo, la inclusión social y el terrorismo.
De antemano conocemos a Theo Faron (Clive Owen), un burócrata y ex-activista, que vive ?botella en mano? abriéndose paso por las calles de Londres. La Gran Bretaña es el único lugar en la Tierra que aún posee gobierno, aunque se rige bajo la bandera fascista y no acepta inmigrantes, todo aquel que desea cruzar sus fronteras es condenado a una zona de reserva.
Los enfrentamientos entre quienes apoyan el régimen autocrático y quienes lo repudian se dan de continuo y quitan la vida a inocentes en las calles, bares y carreteras. No hay cuartel para nadie, mucho menos para la esperanza.
En medio del caos, Faron se reencuentra con su ex-esposa, Julian (Julianne Moore), quien le pide utilizar sus influencias burocráticas para proteger a una joven refugiada de África Occidental llamada Kee (Claire-Hope Ashitey). Ella guarda un secreto que podría cambiar dramáticamente el rumbo de las cosas, pero para eso necesita estar protegida en todo momento.
Como director y co-guionista, Cuarón toma esta premisa para hacer de su filme una aventura de persecuciones que cuestiona nuestra realidad. Faron es el anti-héroe con quien no nos identificamos a primera vista, aunque entendemos su sufrimiento, sus temores y su deseo de mejorar las cosas en una sociedad que sólo mira directo a los ojos para apuntar y recriminar.
Owen realiza un excelente trabajo de actuación. Forja a un héroe moderno que se sabe vulnerable ante la violencia y las ideas corrosivas, pero que cree lo suficiente en el amor que alguna vez experimentó para atreverse a dejar de pensar en sí mismo y ayudar a quien lo necesita.
Cuarón y el fotógrafo mexicano Emmanuel Lubezki, eligen poner la cámara tras los pasos de Faron. Las tomas son interminables y se hacen pocos cortes de edición para que nos sintamos en medio de la acción. Merece especial atención la secuencia dentro del auto donde Faron y Julian llevan a Kee con otros refugiados. La cámara nunca deja de filmar y gira dentro de la cabina como si estuviera flotando. No en balde la cinta recibió el premio de Mejor Fotografía en el Festival de Cine de Venecia.
Sin duda, el quid de Los niños del hombre se encuentra en la reacción de Faron ante la opresión del sistema: en un principio utiliza sólo el instinto animal de supervivencia, pero poco a poco se llena de esperanza y sabe que con sus acciones puede cambiar el mundo.
En una de las escenas más memorables, Faron discute la debacle de la humanidad dentro de las ruinas de un kinder. Cuarón logra que sintamos la presencia de los niños que ahí jugaron y cuyos sueños fueron borrados el día que hombres y mujeres decidieron ser los maestros del universo, para darle la espalda a su infancia.
Los niños del hombre (Children of men)
Director y coguionista: Afonso Cuarón
(basado en la novela de P. D. James)
Reparto: Clive Owen, Julianne Moore, Gary Oldman,
Charlie Hunnam, Chiwetel Ejiofor, Michael Caine
Universal Studios. Estados Unidos, 2006. 109 min.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí