A partir de nuestras propias fuerzas

0
1958

«Vivir y crecer con lo nuestro, abiertos al mundo, es la respuesta necesaria y posible». En el libro Vivir con lo nuestro, de Aldo Ferrer (Argentina, FCE) el autor muestra cómo, cuando un país pone todo su empeño y activa los resortes necesarios para salir de una crisis, es posible recuperarse «a partir de sus propias fuerzas».
Como la crisis financiera es mundial, cada economía, cada nación, habrá de recuperarse a partir de sus propias fuerzas y no solo recobrar la situación previa, sino conquistar una mejor. Habremos de poner en juego la recientemente célebre resiliencia, ese extraño vocablo con un significado por demás atractivo.
Hace dos años, en un artículo de istmo (No. 289) las autoras la definían con claridad: «resiliencia es la capacidad humana de sobreponerse a los riesgos y quebrantos de la existencia y no sólo superarlos, sino desarrollar el potencial personal al máximo».
Surgió en la psicología como contraparte a una tendencia que impactó mucho a la sociedad y a la esperanza humana. Esa corriente aseguraba que las circunstancias negativas (traumas, abandonos, discapacidades, adicciones…) marcan a tal grado a la persona que la condicionan a vivir con una carga negativa que le impedirá ser feliz y dueña de sí.
Por el contrario, la resiliencia apela a la capacidad de recuperarse, sobreponerse y adaptarse con éxito frente a la adversidad y desarrollar las competencias al máximo. Viene de la física y significa volver de un salto, rebotar; es la cualidad de los materiales a resistir la presión, doblarse y recobrar su forma original sin deformarse. La educación lo concibe como un resorte moral.
La variante para este caso es que el país completo requiere resiliencia. Circunstancias negativas sobran: inseguridad, narcotráfico, crisis financiera… y para colmo, alerta sanitaria y terremotos. Sin embargo, la historia muestra suficientes ejemplos de resiliencia en países.
Ante tal panorama los temas de este número de istmo vienen de maravilla. Agustín Llamas, Rodrigo de León y Marco Iván Escotto abordan la responsabilidad sustentable, ese paso adelante que impulsa el desarrollo social al conjugar los intereses empresariales con los comunitarios y cimentarlos bien para evitar retrocesos. Además, 54 empresas describen brevemente sus prácticas de responsabilidad social.
Por otro lado, Sergio Raimond-Kedilhac propone, aquí y en muchos foros, un pacto económico de emergencia para «huir hacia adelante», que implica medidas excepcionales para rescatar la economía e impulsar el resorte que nos lleve a salir adelante «a partir de nuestras propias fuerzas».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí