El miedo

0
1398

Gabriel Chevallier
Acantilado. Barcelona, 2009
361 págs.
La guerra purifica, decían los antiguos. Pero luego de los tratados de Versalles, no sólo cayó en desuso, sino que fue condenada al reducto de lo innombrable. Para darle la puntilla final, los hippies organizaron trifulcas que aún sobreviven.
Los saldos literarios de la llamada Gran Guerra –la de las trincheras, la primera– fueron generosos. Ahí están los tan famosos Sin novedad en el frente, de Maria Remarque, o La marcha Radeztzky, de Roth. La guerra subsiste en la narrativa. Y, con ella, sus lecciones. La que Gabriel Chevallier nos deja en El miedo es terrible.
Desertor involuntario de la carrera de Artes, Chevallier muestra el rostro menos deseable de la humanidad para remover las aguas de la conciencia, tan adormecida en estos días.
No es una novela para cualquiera. Dura, apasionada, testaruda y autobiográfica, exige un lector maduro. Hay pasajes en los que el protagonista confronta a Dios, en los que habita la absoluta desesperanza o en los que, simplemente, hay demasiada sangre.
Devastadora y políticamente incorrecta El miedo desgarrará el alma del lector que se atreva a palpar la guerra, y le pasará por encima, como un batallón que recorre un campo cruzado por trincheras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí