Apertura del comercio internacional, ¿incrementa la pobreza?

0
1770

Cuando los países pobres demuestran un deseo sincero de participar en el mercado mundial y de adoptar un sistema económico abierto y un régimen comercial liberal, los desarrollados hacen oídos sordos a la petición de apertura de los mercados.
¿POR QUÉ ALGUNOS «FESTEJAN» EL FRACASO DE CANCÚN?
Si en opinión de los altos directivos de la OMC, la Conferencia de Cancún de 2003 fue un fracaso, cuyas consecuencias pagarán los países pobres, atribuyendo la culpa, prácticamente en igual medida a ambas partes, y señalando lo que conviene hacer para reparar el mal lance, ¿cómo se explica que una vez concluidas las reuniones voces de diversos grupos hayan festejado la ruptura de las negociaciones y que, con pancartas en las que se leía «El poder para el pueblo», estos grupos declararan que se trataba de una victoria de los pobres sobre los ricos?
La explicación no es difícil. Responde a dos fenómenos distintos. Uno antiguo: la oposición de los grupos antiglobalización a la liberación del comercio internacional; y otro nuevo: la aparición por primera vez , en forma organizada, del llamado G-22, grupo de 22 países, liderados por China, India y Brasil, cuyo presidente, Lula da Silva, ha celebrado como un triunfo el fracaso de Cancún.
Los antiglobalizadores. En cuanto a lo primero, estamos acostumbrados a las algaradas de los antiglobalizadores que, bajo el pretexto de defender la causa de los pobres y sin mediar ninguna explicación racional, han intentado perturbar, y en no pocas ocasiones lo han logrado, las reuniones, sea del FMI, del Banco Mundial, de la OMC, del Foro de Davos y del cualquier otro organismo que intente liberalizar la economía y el comercio, a fin de extender la globalización a los países pobres, que es el único camino para mejorar su situación.
La pregunta que nadie ha contestado todavía es quién moviliza a estas masas de alborotadores y quién paga sus desplazamientos, aunque la sospecha tiende a señalar a aquellos grupos de interés de los países desarrollados a los que perjudica la liberalización de la economía, al quitarles la protección de la que disfrutan.
Esto resulta patente en el movimiento que lidera el extravagante José Bové que, por cierto, no pudo acudir personalmente a Cancún por estar bajo arresto por haber destruido violentamente un McDonalds. Al señor Bové la suerte de los países pobres le trae sin cuidado, él defiende la protección, mediante subvenciones, de los ineficientes agricultores franceses que no quieren sufrir los efectos de la entrada de los productos agrícolas de los países menos desarrollados. Lo lamentable es que, tanto en este caso como en las actuaciones dirigidas por los sindicatos del textil o del calzado, los gobiernos son sensibles a sus presiones en mérito a los votos electorales que estos grupos contabilizan.
El G-22. Por lo que respecta al segundo fenómeno, es decir, el G-22, que aúna a 22 países tan distintos como son Argentina, Brasil, Bolivia, China, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, India, Indonesia, México, Nigeria, Pakistán, Paraguay, Perú, Filipinas, Sudáfrica, Tailandia, Venezuela y Egipto, se trata de un frente reivindicativo y hostil que pretende haber ganado la batalla a Estados Unidos, la Unión Europea y Japón, negándose a abrir debate sobre la protección de las inversiones de los desarrollados en los países en vías de desarrollo, la transparencia en las compras públicas realizadas por los diferentes Estados, las normas sobre competencia y la liberalización del comercio; es decir, los llamados temas de Singapur, que están pendientes, desde la celebración de la conferencia ministerial que allí tuvo lugar en 1996.
Se trata de un grave error. Primero porque los países del G-22, al negarse a revisar sus propios aranceles, parecen haber olvidado que según el Banco Mundial, 70% de los beneficios derivados de la Ronda de Doha para los Estados en vías de desarrollo se derivaban de la liberación del comercio entre ellos. Segundo, porque el fracaso de Cancún inducirá a abandonar la lucha por el desarrollo del comercio multilateral y su sustitución por conciertos bilaterales o regionales que practiquen el libre comercio, dentro del tratado de que se trate, pero ejerzan la protección frente al exterior. El más grave riesgo es que Estados Unidos, la UE y Japón emprendan este camino, al que, con sentido pragmático pueden unirse China y otros países, con evidente perjuicio de los países más pobres. La ministra alemana de Agricultura, Renate Kuesnat, tenía toda la razón cuando decía que «quien festeja el fracaso de Cancún lo hace sobre la espalda de los pobres».

ACTUACIONES DE FUTURO

Ante este estancamiento y los riesgos subsiguientes, ¿qué cabe hacer? Parece claro. Por un lado, intentar convencer a los países desarrollados de la necesidad de suprimir los aranceles que dificultan las exportaciones de los países en desarrollo y suprimir también los subsidios a sus productos, sea el maíz, el algodón o cualquier otro, porque no sólo dañan a los países menos desarrollados y más competitivos en estas materias, sino que perjudican también a quienes se pretenden proteger, al restarles la posibilidad de mejorar en competitividad y eficiencia a medio y largo plazo.
Hablando de estos subsidios, Nicolas Stern, jefe de los economistas del Banco Mundial, durante el reciente encuentro anual celebrado en Dubai, ha dicho: «Seamos claros: son políticamente anticuados, económicamente ignorantes, ambientalmente destructivos y éticamente indefendibles». Así es, en efecto. Es moralmente inaceptable, por poner un ejemplo, que 40 millones de litros de leche se echen a perder en el norte de Tanzania, mientras los supermercados de la capital, Dar es Salaam, solamente venden leche holandesa a un precio increíblemente bajo, porque disfruta de ignominiosas subvenciones en origen.
Por otro lado, hay que lograr que los países en vías de desarrollo adecuen sus estructuras económico-políticas a los cánones de la economía de mercado para que resulten atractivos para la inversión extranjera, que es necesaria para asentar las bases del crecimiento y bienestar de estos países. La Segunda Cumbre de hombres de negocios de África del Este, ante las discusiones sobre la liberalización del comercio mundial, tomó como lema «el comercio empieza en casa». Así debe ser, pero para que así sea se requieren dos condiciones clave: infraestructuras y buen gobierno.
En cuanto a las infraestructuras, un ejemplo de lo que no debe de ser, hablando de África, es lo que sucede en Kenya, donde la industria del cemento se ve perjudicada por los altos costos de la energía que comparan desfavorablemente con los existentes en Uganda, donde la industria paga un tercio menos, y son mucho peores que los que rigen en Sudáfrica, país en el que las compañías tienen una ventaja en costos de 60 o 70%.
De aquí que los directivos empresariales de los países de África deberían presionar a sus gobiernos para eliminar los impuestos sobre la generación y distribución de energía que se traducen en costos insostenibles para las empresas, como sucede prácticamente en todos los países de la zona, sobre todo cuando existen monopolios, lo que es frecuente en las áreas de telecomunicaciones y transportes. La liberalización en bienes y servicios es condición primordial para que la actividad del sector privado pueda florecer.
En cuanto al buen gobierno, es fundamental luchar contra la corrupción estatal que ahoga a la mayoría de los países subdesarrollados, para lo cual no hay mejor remedio que la liberalización de la industria, el comercio y los servicios. Porque está empíricamente demostrado que los países con mayor libertad económica presentan tasas más altas de crecimiento económico a largo plazo y tienen ingresos per cápita mayores que los países con menos libertad. En consecuencia, los países más libres son más prósperos y cuentan con los mejores niveles de vida, lo cual, desmontando la anticuada dialéctica Norte-Sur, demuestra que la distribución mundial de la prosperidad y el nivel de vida no dependen de la ubicación geográfica y ni siquiera de la riqueza natural de los países, sino esencialmente del grado de libertad económica

LIBERTAD ECONÓMICA Y RENTA PER CÁPITA

Una manera práctica de verlo consiste en utilizar el índice de libertad económica que elabora The Heritage Foundation para 161 países, y comparar el lugar asignado para cada país con la respectiva renta nacional bruta (RNB) per cápita, empleando el patrón de poder de compra (PPC), que es una unidad de cuenta que permite efectuar comparaciones en términos reales, ya que en ella se ha corregido el efecto distorsionante de los distintos niveles de precios. El índice de The Heritage Foundation clasifica los países como de economía libre (puntuación de 1 a 1.95), de economía mayormente libre (puntuación de 2 a 2.95), de economía mayormente controlada (puntuación de 3 a 3.95), y de economía reprimida (puntuación de 4 a 5).
Podríamos comprobar la relación positiva que existe entre libertad y prosperidad, a nivel mundial, en el área europea, en la iberoamericana o en cualquier otra, pero parece más interesante centrarse en los países de oriente medio y los africanos, que son tenidos por los más pobres, para demostrar que estos países no están condenados inexorablemente a serlo por razón de su geografía y que, de hecho, los que tienen sistemas de economía más libre disfrutan de mayor bienestar.
Me detendré, en primer lugar, en el caso de Bahrein, que con una puntuación en el índice de 2, prácticamente igual a la de Suiza (1.95) según datos de la edición de 2003, se califica como libre y ocupa el 16º lugar de clasificación general, con una RNB per cápita, en 2001, de 14,410 dólares (PPC). Este pequeño país ha ocupado históricamente un lugar privilegiado en la ruta comercial que une el Golfo Pérsico con Occidente y cifra su riqueza básica en la producción y refino de petróleo. Pero podía haber destruido su fortuna si, después de independizarse de Gran Bretaña en 1971, no hubiera mantenido su activo sistema de economía de mercado. Como le ha sucedido a su vecino Irán, uno de los países más avanzados de Oriente Medio antes de 1979 y que a consecuencia de su actual modelo altamente intervencionista, clasificado en el índice como de economía reprimida, con una puntuación de 4.15, ocupa el lugar 146 en la clasificación general y tiene una RNB per cápita de 6,230 dólares (PPC), frente a los 14,410 de Bahrein.
Pero más aleccionador es el caso de Botswana y Zimbabwe, dos países subsaharianos, vecinos, ambos antiguas colonias de Gran Bretaña, independizados en 1966 y 1980, respectivamente, y ambos ricos en minería. La diferencia está en que Botswana, desde su independencia, ha estado regida ininterrumpidamente por gobiernos civiles que han practicado una economía mayormente liberal, clasificada en el índice con una puntuación de 2.50, que le asigna el lugar 35, sobre 161, poco detrás de Portugal y por delante de Francia. Por el contrario, en Zimbabwe, además del desorden político, impera un sistema altamente intervencionista, clasificado en el índice como una economía reprimida, con una puntuación de 4.40, lo que le asigna el lugar 153, sólo seguido de Cuba, Corea del Norte, Angola, Burundi, República Demócrata del Congo, Iraq y Sudán. Las consecuencias de ambos sistemas son que, en Botswana, gracias a la atracción de inversores extranjeros, en el último quinquenio el PIB ha crecido al 6.4% anual, con una RNB per cáp
ita, en 2001, de 3,630 dólares, en términos absolutos, u 8,810 dólares en términos PPC. En cambio, en Zimbabwe no sólo no hay inversión extranjera, sino que los capitales privados se están fugando del país, el crecimiento del PIB se limita al 0.2% y la RNB per cápita es de 480 dólares, en términos absolutos, o de 2,340 dólares en términos PPC; es decir, la cuarta parte, en poder de compra, de la de Botswana.

LOS PAÍSES POBRES FRENTE A LA GLOBALIZACIÓN

Pienso que, afortunadamente, los países pobres, en contra de todos aquellos que pretenden protegerlos y lo que hacen es impedir su desarrollo, están entrando en la realidad y empiezan a considerar la globalización como lo que es: una esperanza de mejora. Así se pudo comprobar, por ejemplo, en la reunión del Foro de Davos que tuvo lugar en febrero de 2001. Durante una cena de líderes africanos, un dirigente de una ONG preguntó en voz baja al presidente de Senegal, Abdoulaye Wade, que cómo pensaba aliviar los males que la globalización estaba causando en su país. Su sorpresa fue mayúscula cuando Wade contesto: «¿qué globalización?, ¡la globalización todavía no ha llegado a África y mi gobierno está haciendo todo lo posible para que llegue pronto y podamos beneficiarnos de ella!».
En la misma reunión, los presidentes Obasanjo, de Nigeria; Mbeki, de Sudáfrica, y Mkapa, de Tanzania, hablaron en términos similares. Expresaron la necesidad de que los gobiernos africanos garanticen la paz y la estabilidad, ya que la incertidumbre política perjudica la inversión, dijeron que se requieren gobiernos que garanticen el cumplimiento de la ley y el mantenimiento de los derechos de propiedad, que eliminen las trabas burocráticas que impiden la creación de empresas, y que luchen contra la corrupción. Sin estos requisitos, decían convencidos, la globalización y el progreso nunca llegarán al continente negro. Daba la impresión de que, por fin, algunos líderes africanos están dispuestos a poner orden en sus países.
Prueba de que la idea se extiende la proporcionó también el Foro de Davos de enero de 2003, y en el que, además de contar de nuevo con la asistencia del presidente de Tanzania, Mkapa, se hallaron presentes los presidentes de Ruanda, Paul Kagane; de Mozambique, Joaquím Alberto Chissamo, así como de Kader Asmal, ministro de Educación, y Alec Erwin, ministro de Comercio e Industria, ambos de Sudáfrica.
Estos personajes, aunque sin dejar de reclamar el alivio de la deuda externa, que desde luego no constituye la solución del problema, pusieron énfasis, unos, en que «con la asociación de sindicatos, industria y gobierno es posible empujar las pequeñas y medianas empresas hacia el crecimiento del empleo, especialmente para las mujeres»; y otros pidieron a los países desarrollados «la reducción de los subsidios agrícolas a fin de facilitar el acceso de nuestros productos a sus mercados», insistiendo en que «mientras Europa y América inunden el mercado de azúcar subsidiado, impedirán que África sea capaz de competir en el mercado global». «Dejadnos dijeron competir limpiamente en el mundo global» y acabaron suspirando por el «año de la salvación de África, construido por nosotros mismos, no según los designios de otros».

LA NECESARIA MEJORA DE LA CAPACIDAD DE LAS PERSONAS

Es cierto que la experiencia dice que las empresas privadas de los países desarrollados no se animan a la inversión directa en países donde la calidad del capital humano no ha alcanzado un cierto nivel. Pero ésta es una razón no para desistir, sino para crear en estos países instituciones docentes y sanitarias, gobernadas por profesionales de los países de las empresas inversoras en capital directo, que, si se interesan en mejorar la calidad de los recursos humanos, pueden ser las promotoras y financiadoras de estos proyectos culturales que, si están bien concebidos, pueden incluso ser rentables.
Esta preocupación por la mejora de la calidad de las personas fue claramente alentada por el representante de la Santa Sede que, en su condición de miembro observador de la OMC, participó en la Conferencia de Cancún y declaró que «sólo se alcanzará un sistema de comercio auténticamente multilateral cuando los países pobres sean capaces de integrarse plenamente a la comunidad internacional», añadiendo, en nota del Vaticano que se hizo pública, que «en el comercio internacional, el discernimiento debe basarse en el principio del valor inalienable de la persona humana. El ser humano debe ser siempre un fin y no un medio, un sujeto y no un objeto; no es una mercancía comerciable».
Dios quiera que, con el liderazgo de los que, por su posición en la economía y la política, desempeñan un papel decisivo en la sociedad, y la cooperación de todas las personas de buena voluntad, estas ideas se traduzcan en resultados prácticos para el bien común de todos los países, en especial de aquellos que más necesidad tienen de ver mejorada su situación para alcanzar el nivel que corresponde a la dignidad de las personas que en ellos habitan.
(Extracto de la lección inaugural del curso 2003-2004 de la Universitat Internacional de Catalunya, pronunciada en Barcelona el 9 de octubre de 2003.)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí