TV latina: el petróleo del sector

0
2547

Ahora también los contenidos en español viajan de norte a sur
El mercado audiovisual hispanoamericano vive una revolución. Las cadenas latinas en Estados Unidos incursionan en la producción. Uno de los responsables es James McNamara, presidente de Telemundo, cadena hispana de televisión, en dura competencia con Univisión, subsidiaria de Televisa.
Fue a España a estrechar lazos con productoras españolas y analizó la importancia del mercado hispano que en Estados Unidos, ha dejado de ser anecdótico. «El crecimiento de la televisión en Estados Unidos está bastante estancado en el lado inglés. Ahora mismo, el mercado hispano es la fuente de crecimiento del país, en todos los aspectos, no sólo en el televisivo».
Aporta cifras contundentes: en las 20 ciudades más grandes de Estados Unidos, 25% de la población es hispana. «Los estudios aseguran que de 2002 a 2010 los ingresos de las familias hispanas aumentarán 46%. Los escépticos dicen que en uno o dos años hablarán inglés y se olvidarán del español, pero creo que nunca dejarán de pensar en su idioma original», asegura y apuesta también hacia la consolidación del castellano como segundo idioma en numerosos hogares anglosajones.
Con esas perspectivas, no es extraño que considere al mercado latino (de casi 40 millones de espectadores) como «el petróleo» del sector. Una prueba es que grandes cadenas norteamericanas incursionan en este territorio. La NBC adquirió Telemundo por casi 2 mil millones de dólares. «Cuando se vendió la empresa, planteamos que la mejor solución de futuro para conseguir rentabilidad era emprender el camino de la producción propia», afirma McNamara. Y ahí surgió la chispa que hizo temblar los cimientos del mercado en todo el continente. Según Marcos Santana, distribuidor mundial de Telemundo, «se ha producido una enorme transformación: hasta hace cuatro años todos los contenidos viajaban del sur de América hasta el Norte; eso se ha revertido y ahora el camino es al revés».
Telemundo creó una enorme factoría en Miami dedicada a fabricar telenovelas, pero sin obviar otros géneros, y comenzó a trabajar con distintas productoras iberoamericanas y españolas. Una producción directa que, según Santana, busca «aglutinar toda la interacción que se está dando en el mercado hispano» para aumentar la rentabilidad del producto en todo el mundo».
ABC.es (3/X/2004)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí