El nombre del juego es Da Vinci

0
1720

davinci
El Fondo de Cultura Económica no deja de sorprendernos con su catálogo infantil-juvenil. En esta ocasión el libro de Ruisánchez, doctor en Literatura latinoamericana y Premio Juan Rulfo para Primera Novela en 1993 (Novelita de amor y poco piano), invita a recuperar aquello que de adultos perdemos: el asombro.
Propone un juego: para que dos personas se conozcan cada una le dirá a la otra las cosas que le gustan, siempre le han gustado y las que no le han dejado de gustar. Tras escuchar, el otro platicaría las propias. El juego se lleva a cabo entre Da Vinci y un niño, cualquier niño.
Es probable que de pequeños el deseo por conocer a este artista renacentista fuera precario… tal vez no. Lo cierto es que una vez que lo descubrimos difícilmente se olvida, difícilmente se le ignora.
En El nombre del juego es Da Vinci aprenderemos más del maestro que nunca cesó de pensar, de crear y de investigar. Así, lúdicamente, el niño –nosotros– descubre detalles sobre este auténtico personaje de la historia que fue un genio porque nunca perdió esa maravillosa cualidad infantil que es la curiosidad.
Lo invito a escuche lo que Da Vinci quiere platicarle.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí