Internet proyecta la TV a una nueva era

0
4169

La época dorada de la televisión no ha pasado, está más bien por comenzar y no hay duda que en el próximo lustro el televisor tendrá mucho que enseñar y que aportar.
Es evidente que los medios sociales e interactivos están ganando mayor proporción de audiencia frente a los medios tradicionales y programados, pero los últimos estudios que miden el consumo de la TV a través de los tradicionales Rating Points muestran que los televisores están lejos de apagarse.
¿Por qué?, basta comparar la oferta de contenido disponible hoy con la de hace poco más de una década, cuando la penetración de la TV de paga era muy baja y la abierta no llenaba la docena de canales.
Ahora que la TV sobre demanda se vuelve una realidad, comenzaremos a ver prácticamente todo los contenidos disponibles hasta hoy, cuando queramos y donde queramos, incrementando sin duda las horas que pasaremos frente a algún tipo o tamaño de pantalla.
La TV se está digitalizando y los esquemas tradicionales de segmentación y programación están seriamente amenazados, es una forma completamente distinta que los consumidores de contenidos de la era digital exigimos cada vez más, descubrimos, adoptamos y hasta producimos.
 
LA TV A TU MEDIDA
Imagina por un momento que enciendes tu televisor de alta definición, seleccionas tu nombre o perfil con el control remoto para visualizar un mosaico personalizado de contenidos producidos tanto por profesionales como por otros usuarios alrededor del mundo; todos interesantes para ti, disponibles para tu consumo inmediato y compartibles o comentables con otros televidentes o bien con tus amigos o familiares.
Tu televisor está conectado a tu perfil de Facebook o Twitter, a tu cuenta de YouTube y de correo electrónico –si aún lo tienes. Así tu TV sabe quiénes son tus amigos, qué les gusta mirar a ellos y qué tan relevante les parece lo que ven. En la actividad reciente de tus amigos puedes ver que hay un nuevo video que te interesa también a ti. En tu pantalla puedes ver las noticias relevantes para ti en el momento que ocurren, los partidos de tus equipos favoritos en vivo, las series que más te gustan en el momento que quieras, los documentales sobre tus temas predilectos y los videos de personas como tú, que publican contenido de todo tipo que a ti te interesa.
Otros usuarios afines comentan y evalúan los contenidos y cuentas con buscadores y filtros inteligentes para acceder a todo el video, audio, imágenes o texto que la humanidad ha generado desde hace milenios. Desaparecen los «programas» y el concepto de «canal» ya no hace sentido. Cada quien ve lo que quiere, cuando quiere y donde quiere, pero ahora estás en sintonía con tu red social que te ayuda a elegir lo que quieres ver, porque sabes qué están viendo tus amigos y familiares.
Por si fuera poco, la publicidad en tu televisor dejó de ser el costo que pagas para disfrutar lo que te interesa, ahora es tan adecuada a tus intereses y necesidades que la consideras también contenido valioso. Con un clic en un anuncio puedes pedir más información, guardarlo para futura referencia, comunicarte con el vendedor o comprar en línea.
¿SUENA LEJANO?
Como dijo William Gibson, novelista introductor del término ciberespacio: «El futuro ya está aquí, sólo que desigualmente repartido». Aunque para muchos pareciera cosa del futuro, en realidad este tipo de televisión es cada vez más una realidad en México.
Aunque ellas no están conscientes, mis hijas Sofia (7) y Clara (4) prácticamente no conocieron la televisión tradicional. Hace 3 años cancelamos en casa la televisión de paga al descubrir múltiples formas de ver la TV en línea y sobre demanda. Muchos me preguntan: «Y… ¿ellas ven lo mismo que ven sus compañeros en la escuela?» Mi respuesta es simple: pueden ver lo que sus compañeros comentan más y acceder a esos contenidos cuando quieren. Probablemente no pierdan tiempo con contenidos que no alcanzan la relevancia como para que los comenten en el recreo, pero además pueden ver otros interesantes para ellas (y para nosotros) que no están en la TV tradicional.
Tienen un perfil y acceden a sus podcasts, videos sobre demanda o locales, programas en vivo o de la TV abierta grabados por la computadora que tenemos bajo el televisor. Para ellas da igual; sigue siendo «la tele».
La infraestructura y las tecnologías necesarias evolucionan constantemente, pero para quienes aún ven internet como un nuevo medio separado de la TV y al que se accede desde una computadora personal, cuesta trabajo percibirlo. Durante tantos años hemos asociado al televisor con la televisión, al radio con la radio y al periodismo con la prensa que nos es difícil acostumbrarnos a la idea de que hoy cualquier dispositivo digital del tamaño que sea, es capaz de desplegar cualquier tipo de contenido de manera interactiva y social.
Internet es tan sólo la infraestructura estrenada recientemente por la humanidad que permite la transmisión digital e irrestringida de multimedios como alternativa a los métodos de transmisión analógicos regulados por el gobierno y cuya infraestructura y concesiones eran asequibles sólo para contadas empresas quienes luchan hoy por mantener su aventajada posición.
 
LA EVOLUCIÓN COMENZÓ HACE AÑOS
Por más de una década en la industria de la comunicación mercadotécnica interactiva hemos presagiado la convergencia de los medios en esta plataforma. La publicidad online ha financiado la creación y disponibilidad de contenidos multimedia impulsando la demanda masiva de mayores anchos de banda para que hoy permitan al fin transmitir video de alta definición y sobre demanda.
Las agencias publicitarias de la era digital inconformes por la falta de una medición precisa, confiable y comparable a la del radio y la TV offline hemos desarrollado sofisticados sistemas de medición y optimización publicitaria en sus versiones online.
Hemos aprendido a escuchar al consumidor y a participar en su conversación social acerca de las marcas y temas de su interés, desarrollando a la vez tecnologías para dirigir nuestros mensajes efectiva y quirúrgicamente sólo a quienes estén interesados en ellos.
En los últimos años el escenario y la labor de la industria de la comunicación mercadotécnica han ido cambiando radical e irreversiblemente para bien del consumidor y de las marcas que se adapten a estos cambios.
¿MÉXICO ESTÁ PREPARADO?
Dispositivos. La mayoría de los televisores disponibles hoy en las tiendas en México ya cuentan con conexión a internet de algún tipo y no necesitan dispositivos adicionales para comenzar a ofrecer contenidos sociales, medibles y sobre demanda.1
Algunas personas optan por conectar su vieja computadora a la pantalla para convertirla en centro de medios, otras usan su plataforma de videojuegos (xBox, playstation o wii). Además hay múltiples opciones de bajo costo como Boxee o Roku que pueden adquirirse en Estados Unidos y usarse en México; finalmente, gran parte de los dispositivos blu-ray disponibles en el mercado ofrecen servicios de TV o aplicaciones vía internet.
Ancho de banda. Aunque no es necesario que el contenido viaje en tiempo real por internet, la infraestructura de telecomunicaciones también está dando un giro: el servicio Infinitum de Telmex dejó de ser el más rápido; Axtel recientemente lanzó servicios de fibra óptica hasta el hogar muy competitivos y con anchos de banda de hasta 100 Mbps (20 veces Infinitum) y Grupo Salinas arranca con su «Total Play» que al igual que Axtel también incluye TV sobre demanda y telefonía mundial ilimitada.
 
Contenidos. Además de todo el contenido digital disponible sobre demanda por los nuevos sistemas o vía sistemas de TV tradicionales, en México hay cada vez más opciones de contenido en línea: Microsoft ya ofrece un servicio de renta de películas sobre su plataforma de videojuegos xBox Live. Terra TV ofrece en nuestro país una gama muy completa de contenidos sobre demanda doblados o subtitulados, desde las series más populares hasta documentales, películas o noticias. Televisa a través de su sitio TVolución y Grupo Carso a través de ProdigyMedia contribuyen a la oferta de contenidos locales y extranjeros, todos ellos sobre demanda y visibles con anchos de banda moderados o incluso en alta definición. A la limitada oferta proveniente de la TV tradicional se suman contenidos disponibles sólo en línea como ted.org o fora.tv por mencionar dos de los más interesantes para mí de entre miles de fuentes profesionales, así como generados por los usuarios alrededor del mundo.
TU RED SOCIAL, EL NUEVO RATING INTELIGENTE
Desde hace tiempo compartimos recomendaciones de contenido con nuestras redes sociales usando diversas herramientas como Twitter, Facebook, el correo o la mensajería instantánea. Tan sólo en Facebook cada día se miran más de 46 años de videos provenientes de YouTube. Al igual que la Sección Amarilla o la Enciclopedia Británica, la legendaria «Tele Guía» es sustituida por reseñas, recomendaciones y evaluaciones de usuarios que las pueden escribir desde su celular, su computadora y ahora también desde su TV.
Cuando alguien de nuestra red social nos recomienda algo, le ponemos más atención y probablemente resulta más relevante para nosotros. El sistema va almacenando lo que vemos y aprende de nuestras preferencias. Sólo necesitamos un perfil individual o familiar que vaya identificando nuestros intereses y recomendaciones, para luego compartir ese perfil con sistemas inteligentes en línea que identifican patrones como: «personas a las que les gustan estos contenidos, usualmente también les gustan estos otros», método que hizo grande a amazon.com y que utilizan hoy los sistemas de radio social como Pandora (The Music Genome Project), Jango o Last.fm.
Las matrices de perfilamiento por relevancia han demostrado ser hoy el método más efectivo para conectar a  los individuos con el contenido (o la publicidad) de su interés y están comenzando a transformar la industria publicitaria en todo el mundo. La nueva plataforma de autoservicio Google TV permite al anunciante crear al instante una campaña de spots de TV dirigidos precisamente a aquellos usuarios interesados en el tema, dejando atrás a los tradicionales métodos de «targeting» y «rating».
La forma en la que elegiremos nuestros contenidos tendrá más que ver con lo que recomienden nuestras redes sociales que con la calidad de su producción. Similar al fenómeno de la Wikipedia, las fuentes se volverán un factor secundario en la credibilidad. El volumen de conversación y calificaciones alrededor de un contenido serán los nuevos ratings.
¿QUÉ SE NECESITA PARA QUE LA TV SEA SOCIAL?
El contenido debe incluir metadatos (título, descripción, horario del programa…), para poder distinguir qué es lo que el usuario está viendo sin importar si llega vía internet, satélite, cable o aérea.
El usuario que está viendo la TV debe ser identificado para relacionar el contenido y metacontenido con su perfil.
Finalmente la información del contenido que el usuario está viendo debe poderse compartir en línea para formar matrices de intereses y recomendaciones a través de aplicaciones de perfilamiento y socialización.
La inclusión de metadatos comenzó hace varios años en los sistemas de televisión restringida y está disponible en la televisión abierta digital de la que veremos una gran explosión en los próximos años. El famoso apagón analógico cuya fecha definitiva aún se discute en México acelerará este proceso como ya sucedió en países como Estados Unidos, Alemania o España.
El perfilamiento de usuarios y la conexión a internet para compartir metacontenidos y recomendaciones ya están disponibles en la mayoría de los televisores nuevos, que cuentan con servicios de widgets o apps de diversos proveedores como Yahoo! weather.com, Facebook, YouTube, Twitter o Google, entre muchos otros.
Dispositivos como xBox, Apple TV, Boxee, Roku o bien los provistos por servicios de TV digital permiten a televisores antiguos obtener estas capacidades. Todos los días aparecen en línea múltiples plataformas de perfilamiento y recomendación, basta mencionar a FanTalkTV, Miso, Philo, Watchmi, SplashCast, yap.tv o ScreenTribe, entre muchos otros ejemplos.
Lo mejor es que no es necesario contar con una conexión de gran ancho de banda para que se den las condiciones mencionadas; el contenido puede recibirse sobre demanda, en vivo o vía la tradicional programación de canales; así como vía televisión online o vía televisión offline, ya sea restringida o abierta.
¿QUÉ CAMBIOS PODEMOS ESPERAR EN LOS PRÓXIMOS AÑOS?
Con gran frecuencia las tecnologías evolucionan sin llamar la atención hasta que alcanzan la masa crítica que las hacen estallar repentinamente. Para muchos los cambios de paradigmas asociados a estas sorpresas tecnológicas son difíciles de asimilar a tiempo, provocando reconfiguraciones en la industria y en la sociedad.
La industria publicitaria televisiva de $250 billones de dólares se reconfigurará en los próximos años creando nuevas reglas y jugadores. Productores de contenidos, medios, proveedores de tecnología, comunidades y agencias de publicidad deberemos evolucionar para quedarnos con una parte del gran pie.
20% de la base de televisores en Europa ya están conectados a internet y el número crece rápidamente. Conforme la TV social se vuelva tan fácil de usar como un microondas, su adopción se extenderá a las diferentes edades y niveles de habilidad.
Las conversaciones en Twitter y Facebook están influyendo fuertemente los ratings desde hoy, por lo que las redes sociales se volverán centrales para ganar participación en este escenario. Los nuevos jugadores provenientes del mundo digital ofrecerán esquemas publicitarios y de segmentación más efectivos, causando grandes reconfiguraciones estructurales hasta en las organizaciones de los grandes anunciantes.
Los consumidores al fin tendremos opciones ilimitadas de contenido disolviendo los antiguos monopolios que nos restringían a una oferta pobre y escasa. En la nube global encontraremos el contenido de nuestro mayor interés gracias a sistemas inteligentes de recomendación social. El contenido profesional se complementará cada vez más con el generado por otros usuarios, ofreciendo puntos de vista más completos y descentralizando la labor editorial pero trayendo también consigo importantes retos relacionados a la confiabilidad y credibilidad.
Se acabó la era en la que todos veíamos lo mismo y al mismo tiempo. Salvo por los eventos especiales y deportivos, dejaremos la sincronía de la programación en favor de la sintonía de los trending topics generados por nuestras redes. La individualización de la televisión podrá traer asincronías sociales y mayores diferencias en la dispersión del futuro, como mencionaba Gibson, ensanchando la brecha educativa esta vez no en favor de quien más tiene, sino de quien sabe cómo llegar al contenido valioso y relevante.
Los consumidores cada vez más informados continuaremos ejerciendo nuestro derecho a hablar sobre los temas o marcas que nos parezcan relevantes. La conversación se extenderá del web al celular y a la TV. Conforme se vuelvan disponibles, preferiremos mejores contenidos y publicidad más relevante, obligando a la industria a adaptarse a nuestros reclamos.
El concepto de agencia digital probablemente quedará en el olvido conforme dejemos de distinguir a internet como un medio. Se borrarán las fronteras entre las disciplinas de la mercadotecnia. Seguiremos homologando métricas más precisas y relevantes para los objetivos buscados y ganarán las estrategias que integren inteligente y creativamente los distintos puntos de contacto on y offline, buscando una interacción respetuosa y complementaria en lugar de repetir el mismo mensaje a los 360 grados.
La TV social transformará a la industria de la comunicación, definiendo un antes y un después para uno de los fenómenos sociales más importantes de la historia. Se abrirán oportunidades para quienes entiendan estos cambios a tiempo y desarrollen nuevos estándares y procesos de generación, segmentación, distribución y medición de contenidos. No será fácil para quienes se complazcan pasivamente con lo que la TV y la industria publicitaria ya logró. Pero la convergencia final entre el fenómeno histórico de las redes sociales en línea y el medio más masivo e influyente de la historia, sin duda nos presentará una televisión «más prendida que nunca».
__________________
Algunas referencias
http://en.wikipedia.org/wiki/Social_television
htttp://www.boxee.tv
http://connectedtv.yahoo.com
http://www.google.com/tv/
http://www.masternewmedia.org/social-media-meets-online-television-social-tv-is-next/
1 Yahoo! ofrece el servicio «Connected TV» integrado en todas las pantallas de las marcas Sony, Vizio, Samsung, LG y Toshiba, mientras que Google ya anunció su plataforma inteligente de publicidad en TV y Apple ofrece un dispositivo de $1499 pesos para obtener TV en alta definición y sobre demanda en cualquier pantalla aún cuando ésta aún no cuente con conexión a internet.

Warning: count(): Parameter must be an array or an object that implements Countable in /virtualhost/www.istmo.mx/www/wp-content/plugins/ultimate-author-box-lite/inc/frontend/uap-shortcode.php on line 80
style=”display:none;”>

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí