Relata la arquitecta Kotchakorn Voraakhom que, cuando salía a jugar al patio de su edificio, el único ser vivo con el que tenía contacto eran los rastros de moho que se colaban a través de las grietas del cemento. Sus recuerdos de infancia permeados en el concreto tuvieron tales repercusiones que hoy Kotcha es arquitecta paisajista especializada en espacios públicos verdes. Su trabajo ha contribuido a mejorar la calidad de vida de los niños de Bangkok, Tailandia, así como a afrontar el cambio climático.

Miembro de los TED fellows, Kotchakorn Voraakhom se ha dado a la tarea de compartir su experiencia y visiones a través de TED Talks, como la que ofreció recientemente en el Hotel Marriott Hacienda Belen de Costa Rica, a la cual istmo asistió. Sobre la elección de dicho país centroamericano para su ponencia, la experta comentó que Costa Rica era el escenario ideal por ser un país en el que predominan las áreas verdes y reservas naturales; incluso –recalcó– llevarla a cabo en dicho hotel resultaba coherente pues en su operación destacan las prácticas sustentables.

EL DESAFÍO DEL AGUA
En ella, la tailandesa expuso que en Bangkok se vive una situación similar a la de la Ciudad de México, pues originalmente era una ciudad anfibia, es decir, que convivía con el agua.
Sus habitantes lo mismo se transportaban en canoas que en vehículos terrestres, logrando una perfecta adaptación al medio sobre el que se asentó la capital, que llegó a ser conocida como «La Venecia de Oriente» por su red de canales. Sin embargo, el crecimiento desbocado de la ciudad provocó la proliferación del concreto y la desaparición de las áreas verdes y acequias. En la actualidad, con tan solo una lluvia de 30 minutos, Bangkok se torna caótica; las avenidas principales se inundan y las coladeras se desbordan. Voraakhom también destacó que Bangkok es una ciudad costera, y en los últimos años el nivel del mar ha subido junto con las temperaturas, lo que ha dado como resultado que la ciudad se esté hundiendo. Paradójicamente, al igual que en la capital mexicana, la escasez de agua potable es una realidad de muchas zonas residenciales de Bangkok.

CIUDADES PARA UNA NUEVA ERA
Así, para contribuir con la mejora de su ciudad, Voraakhom fundó la firma de arquitectura Landprocess, la cual diseña parques, jardines, techos verdes y puentes que coadyuvan a solucionar el problema de las inundaciones, al mismo tiempo que reconectan a los residentes con el entorno natural. De igual forma, es la creadora de Porous City Network, una empresa social que ataja problemáticas ambientales urbanas. Su misión ulterior: involucrar y educar a las comunidades más vulnerables al cambio climático sobre el diseño productivo del paisaje, es decir, de su entorno.

En su haber, la arquitecta ya tiene varias obras que testifican sus logros de carácter ambiental. Uno de ellos es el Chulalongkorn Centenary Park, un pulmón de más de un kilómetro de extensión en pleno centro de Bangkok. Construido para hacer acopio del agua de lluvia, su sistema es capaz de almacenar hasta un millón de galones de agua, la cual es tratada y utilizada tanto en la manutención del parque, a través de su sistema de circulación de agua, como para su aprovechamiento por parte de las comunidades circundantes. Chulalongkorn Centenary Park también tiene un diseño pensado en las necesidades de sus visitantes, pues cuenta con terrazas, plantas acuáticas, muchos árboles, un anfiteatro, un área de juegos para niños, bicicletas fijas para hacer ejercicio y hacer circular el sistema de riego del parque, así como un espacio para la meditación y otro para la lectura. Por si fuera poco, su pista para peatones y bicicletas se extiende más allá del parque en ambas direcciones, uniéndose con las principales vialidades de la ciudad. Orgullosa, Voraakhom destacó en la plática que uno de los mayores logros del parque es que se ha convertido en el hogar de más diez especies distintas de aves que hace tiempo no se veían en la ciudad.

Con una asistencia emocionada, Voraakhom concluyó que, si bien las grandes ciudades tienden a volverse «monstruos» alejados de la naturaleza, con acciones alcanzables de reforestación y de rescate de áreas comunes, la calidad de vida mejora y se abre paso a ciudades más inclusivas e inteligentes; ciudades listas para afrontar los retos de los cambios globales y de ciudadanías más conscientes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí